“Renaissance” de Beyoncé: Un homenaje a pioneros y ángeles caídos

Desde su lanzamiento, Act I: Renaissance, la más reciente entrega musical de Beyoncé, ha dado mucho de qué hablar. Partiendo de su fascinación por la cultura queer afroamericana, la artista explora un nuevo mundo de sonidos de la mano de talentos LGBTQ+ para unir a sus oyentes en las pistas de baile. Analizamos la inspiración detrás del proyecto y por qué es el trabajo más innovador de la artista hasta el momento.
“Renaissance” de Beyoncé: Un homenaje a pioneros y ángeles caídos

Por Luis Jesús Risco

El pasado 29 de julio, fue lanzado a nivel mundial Act I: Renaissance, el séptimo álbum de estudio de la multifacética Beyoncé Knowles-Carter. El concepto de este, su primer lanzamiento en solitario desde Lemonade (2016), llegó a la artista durante el auge de la pandemia de la COVID-19, tomando la idea de “renacimiento” como un proceso que el mundo necesita para emerger tras el contexto tan complicado que se vive desde hace más de dos años. Anticipado por el sencillo principal “Break My Soul”, lanzado un mes antes del proyecto, Renaissance combina géneros como dance, pop, R&B con influencias de disco y house para transmitir un mensaje de autoestima, hedonismo, unicidad y sexo-positivismo. 

..A diferencia de gran cantidad de sus colegas, ella moldea el género a su antojo; no al revés.

Llegada la pandemia, Beyoncé cayó en cuenta de que sus seguidores, al igual que ella, extrañaban la alegría irrestricta generada por la cultura de clubes. Sucedida por grandes figuras de la música pop gravitando hacia estilos cada vez más experimentales, la intérprete de Single Ladies puso manos a la obra en un álbum repleto de guiños y referencias que se centra en el presente inmediato. Eterna entusiasta de la autoexpresión, una vez más se veía produciendo música bajo sus propios estándares, método que lleva aplicando hace cerca de una década. A diferencia de gran cantidad de sus colegas, ella moldea el género a su antojo; no al revés.

En agosto del año pasado, en una conversación exclusiva con Harper’s Bazaar, Beyoncé reveló los primeros detalles del álbum que, hoy por hoy, es elogiado a gran escala por la crítica musical, que celebra su humor alegre y le atribuye un sonido cohesivo y ecléctico. Con respecto a las restricciones que trajo consigo la coyuntura de pandemia, la estrella aseguró sentirse “lista para escapar, viajar, amar y reír de nuevo”. Asimismo, añadió que “está surgiendo un renacimiento del que quiere participar”. 

“What is a B7?” fue la pregunta con la que se comenzó a anunciar de manera oficial el presente álbum. Habiendo eliminado la foto de perfil de todas sus plataformas sociales, la interrogante hizo su aparición en la página de inicio de la web oficial de Beyoncé. Esto tras seis años desde su último proyecto en solitario.

El tiempo de espera, sin embargo, tiene una razón de ser. Knowles-Carter explicó que el tiempo “se desvanece” para ella al desarrollar un proyecto. Argumentando que le puede llevar hasta un año buscar personalmente entre miles de sonidos para encontrar los correctos. En adición a esto, señaló que sin importar la cantidad de armonías apiladas con las que pueda contar un coro, nada supera el amor, la pasión y el poder sanatorio que siente en el estudio. “Después de 31 años, se siente tan emocionante como cuando tenía nueve”.

Una vez disponible, ocurrió lo único que podía ocurrir: el álbum pasó a ser un éxito rotundo debido a su facilidad de disfrute. Pero…


¿Qué diferencia a Renaissance de otros proyectos de la artista?

En primer lugar, el hecho de que está compuesto enteramente de energéticas canciones creadas para la pista de baile. En una suerte de reparación por todo el tiempo perdido en aislamiento social, Sasha Fierce deja de lado las baladas y se enfoca en canciones de amor, sí, pero dirigidas hacia adentro. Renaissance eleva las demandas de mujeres queer y afrodescendientes de ser percibidas nuevamente, pero esta vez absueltas de juicio.

En segundo lugar, el éxito peculiar del álbum se debe a las colaboraciones. En estas íconos, presta su plataforma a íconos LGBTQ de la industria como la personalidad de telerrealidad TS Madison, la rapera Big Freedia, la drag queen Kevin Aviance, la DJ y activista trans Honey Dijon, entre numerosas otras figuras que unen sus experiencias para inspirar y participar de esta celebración de la individualidad y el orgullo negro. 

Act I: Renaissance, a través de sus 16 canciones impecablemente conectadas, es una oda musical a dicho familiar. 

Más allá de todo lo anteriormente mencionado, existe un factor que inspiró a Beyoncé a tomar una ruta más ligada a la cultura ballroom. Gran cantidad de las conversaciones rodeando el álbum suelen llevar de vuelta al emotivo discurso que la cantante rindió durante la ceremonia GLAAD de 2019 en homenaje a su fallecido tío. Tras recibir el premio Vanguardia, en celebración de su trabajo a favor de la comunidad LGBTQ, compartió la historia del tío Johnny, a quien describió como “el hombre gay más fabuloso que haya conocido jamás”, recordando con tristeza su contienda, tanto contra el VIH, como con los prejuicios sociales ligados a la misma enfermedad.

“Vivía su verdad, era valiente y no se disculpaba por quién era en una época no tan abierta de espíritu. Presenciar su batalla contra el VIH fue una de las experiencias más duras que he afrontado. Espero que su lucha haya servido para abrir el camino a que la gente joven pueda vivir con libertad”, aseguró. Act I: Renaissance, a través de sus 16 canciones impecablemente conectadas, es una oda musical a dicho familiar. 

Anterior al lanzamiento del proyecto, Beyoncé publicó una carta dirigida a su base de fans en la que mencionaba que el álbum iba dedicado no sólo a su público queer, sino también a su tío, quien la introdujo al mundo de la música house: “Un gran agradecimiento a mi tío Johnny. Fue mi madrina y la primera persona en presentarme la música y cultura que inspiran este álbum”. Asimismo, aprovechó la misiva para agradecer tanto a los “pioneros que generan cultura”, como a todos aquellos “ángeles caídos cuyas contribuciones han permanecido desconocidas por largo tiempo”.

El número siete es considerado símbolo de la perfección. No obstante, la magnate de la música define el álbum como un “lugar seguro, libre de perfeccionismo y cavilaciones”.

Mediante ritmos feroces, la música de Act I hace crecer y toca el alma, destacando culturas, así como contraculturas, del pasado y el presente. Sin lugar a dudas, el trabajo más innovador de Beyoncé se aleja de sus álbumes anteriores uniendo a la gente en la pista de baile.

Se trata de una artista cuyos proyectos suelen superar al anterior y formar parte de algo más grande. La producción cohesiva y ecléctica del álbum, más que otra agradable entrega de una estrella pop, es una celebración del clubbing y su espíritu liberador. Mediante ritmos feroces, la música de Act I hace crecer y toca el alma, destacando culturas, así como contraculturas, del pasado y el presente. Sin lugar a dudas, el trabajo más innovador de Beyoncé se aleja de sus álbumes anteriores uniendo a la gente en la pista de baile.

“Renaissance” de Beyoncé: Un homenaje a pioneros y ángeles caídos

Cabe mencionar que este renacimiento recién comienza. Como fue establecido por la creadora, Renaissance es una obra de trilogía. Act I, como primer cuerpo de trabajo, deja claro que si bien la industria musical está saturada de talento, nadie lo hace como la reina. Desde la radical reinvención de sonido hasta el poderoso mensaje de empoderamiento, Beyoncé siempre ha sido, es y será esa chica.

Close

LATEX Magazine

Operado por M & Z Fashion Group
© Copyright 2019-2022. All rights reserved.
Close