Raúl Guillermo: “Me interesa descubrir rostros, voces u objetos que pasan desapercibidos en nuestro día a día”

Tras un año viviendo en Estados Unidos, el fotógrafo peruano decidió trasladarse a París, Francia y hacer un master en Negocios Internacionales. Recién en el 2016, siguió su pasión de obtener el grado de fotografía profesional, a lo que define como tal vez una de las mejores decisiones de su vida.

Hoy en día, después de 7 años viviendo en el extranjero, trabaja en diferentes proyectos visuales, ya sea personales o comerciales, situados entre el mundo documental, la fotografía de moda y las bellas artes. Para él, la cámara le permite contar historias de lo que nos rodea y poner al descubierto espacios o voces que a menudo permanecen ignoradas.


¿Cómo describirías tu trabajo fotográfico? ¿Qué lo diferencia del resto?

Creo que lo que diferencia actualmente a un fotógrafo, es el tema que abarca, su manera de desarrollarlo y presentarlo como trabajo final ya sea en un libro, exposición u otro medio. La posibilidad de crear una narrativa visual que sea reconocible a la audiencia. Con respecto a mi trabajo, me interesa descubrir rostros, voces u objetos que permanecen ocultos al ojo cotidiano o que pasan desapercibidos en nuestro día a día. Igualmente, mi objetivo es crear un buen ritmo con las imágenes. Mostrar mucho de lo mismo me aburre, prefiero alternar entre distintos estilos de fotografía, como still life o retratos relacionados al mismo tema. Sobre todo, en este momento, me gusta enfocarme en los detalles de las personas, ya sea algo en particular en su ropa o cuerpo. Igualmente, me gusta realizar un trabajo que sea accesible, que la gente pueda implicarse o no en la obra, o que puedan decir algo al respecto sin referencias tan rebuscadas.


¿Cómo llegaste a París? ¿Cómo es tu relación con el Perú?

En el 2013 tuve la oportunidad de hacer un pre MBA en Nueva York. Una vez estando allí, postulé a unas cuantas universidades y una de ellas me aceptó. Solo que la ubicación era en París, Francia. Nunca había previsto la posibilidad de vivir ahí, ya que el francés me parecía muy lejano a lo que estaba viviendo y además no tenía ningún tipo de relación con dicha ciudad. Así que de cierta forma, llegué acá por accidente. Con respecto al Perú, quiero desarrollar más proyectos que estén ligados a la identidad peruana, debido a que cuando vivía ahí no tuve tiempo de explorar fotográficamente algunos temas que hoy me intrigan. También me gustaría colaborar con marcas o artistas peruanos, por eso estaré visitando el país más seguido.


¿Cómo llegaste o empezaste en la moda? ¿Qué te llevó a experimentar en ese rubro?

Siempre me interesó la idea de hacer retratos, pero era algo que no me atrevía a hacer, me ponía muy nervioso el tener que fotografiar a personas. Sin embargo, con el transcurso de los años me fui dando cuenta que la fotografía de moda me abría la puerta de hacerlo sin tener que pedirle permiso a un extraño de la calle. Poco a poco fui cogiendo confianza y ahora es un tipo de fotografía en el que me encanta colaborar. Aprendí que se puede narrar y expresar mucho a través de un retrato, que en mi opinión es lo que le da más valor a una imagen. Asimismo, me fascina la idea de enfatizar los colores a través de la ropa o el escenario que tengo enfrente. Un dato curioso es que la primera colaboración de moda que hice con Moira Ball, Agustina Chuliver Perez y Alexander Platé (todos amigos o conocidos) fue publicada en L’Officiel Argentina en la edición número 100º de aniversario.


¿Algún consejo a jóvenes que busquen seguir una carrera en fotografía?

La fotografía no solo se alimenta de la fotografía, sino de todo lo que nos rodea o nos llama la atención. Se puede encontrar un tema o inspiración en nuestra experiencia de vida, una pintura o la música que escuchamos, por nombrar algunos ejemplos. Nos inspiramos mucho de gustos ajenos a la fotografía y a veces no nos damos cuenta. También recomendaría imprimir tu trabajo cada vez que sea posible. Creo que es fundamental, así sea una pequeña imagen de diez por diez centímetros, el simple hecho de verla fuera de una pantalla, cambia mucho la perspectiva de la imagen. Asimismo, ser autocrítico y pedir la opinión de gente involucrada o no en el asunto, así estés de acuerdo o no con lo que te digan, te puede ayudar a abrir más los ojos. Finalmente, ser fiel a tu estilo, eso hará que tu ‘voz’ sea única. 


¿Qué opinas del talento actual peruano en cuanto a diseño y demás ramas?

Me gusta descubrir nuevos diseñadores o artistas que se nutren de lo que ofrece el Perú para realizar sus proyectos. Un claro ejemplo es D.N.I, la marca de ropa creada por los gemelos Paulo y Roberto Ruiz Muñoz, basada en París. Toda la identidad está basada en su historia y su relación con el Perú. Es fascinante descubrir la cultura popular de un país de esta manera. Si no también, este año en Aaahhh!!! Paris Internationale, hubo dos galerías basadas en Lima: Ginsberg y Crisis; gracias a esta última descubrí el trabajo de Flavia Gandolfo. Su serie Transformismas 1990 -1991 es una invitación a descubrir un mundo diverso y ajeno, que si bien hoy en día estamos más abiertos a discutirlo, me sorprende mucho saber que eso pasaba en el Perú en los años noventa


Lugares interesantes de París que recomiendes visitar 

Si te gusta la fotografía, recomendaría ir a la Maison Européenne de la Photographie (MEP), Jeu de Paume, Le Bal, la fundación Henri Cartier-Bresson y el sótano del Centro Pompidou. Si estás obsesionado con los libros o revistas recomendaría Ofr, la librairie Yvon Lambert o la librairie sans titre . Para una buena taza de café sería i/o café o La Fontaine de Belleville.

Close

LATEX Magazine

Operado por M & Z Fashion Group
© Copyright 2019-2022. All rights reserved.
Close