La revolución del diseño floral latinoamericano

@efimero.efimero
Con una amplia diversidad floral en la región, son cada vez más las propuestas de diseño floral en América Latina. Hoy en día, los diseñadores florales latinos no sólo exploran nuevos conceptos y medios artísticos, sino que también buscan impulsar un modelo de negocio que respete el trabajo del proveedor y el medio ambiente.
Conversamos con dos peruanas detrás de sus propias marcas florales, destacamos el trabajo de un florista mexicano pionero en su rubro, y reflexionamos sobre el creciente mercado y las prácticas responsables necesarias detrás de esta revolución de flores.


Por Frances Lucar

Las flores son elementos imprescindibles para la cultura latinoamericana. Estas se encuentran presentes en emblemas nacionales, en leyendas milenarias y en el imaginario colectivo de la región. La disciplina creativa del diseño floral lleva años en proceso de desarrollo, y hoy más que nunca, enaltece ese factor cultural apegado a su elemento principal: la flora latina. 

La revolución floral que estamos viviendo deja de lado cualquier categoría fija, permitiendo que las flores sean parte de distintas puestas en escena que van desde la música hasta la industria de la moda. Creando luz o intencionalidad, desde arreglos florales hasta intervenciones experimentales, los diseñadores florales latinoamericanos no sólo exploran nuevos conceptos artísticos sino que también buscan impulsar un modelo de negocio que respete el trabajo del proveedor y el medio ambiente. 

Hoy, más que nunca, es importante reconocer el trabajo detrás de cámaras para poder crear un ambiente transparente en los rubros creativos. En el diseño floral el trabajo del floricultor es esencial en la cadena de suministro, ya que es un producto con tiempo de vida muy corto y requiere de técnicas específicas para prolongar su durabilidad. La artesanía, la atención y el mantenimiento que requieren las flores no puede pasar desapercibido.

…detrás de cada arreglo o intervención floral hay miles de manos que trabajaron para llegar al resultado final. 

El proceso comienza con los insumos específicos como el fertilizante y la infraestructura para llevar a cabo el cultivo. La producción en sí demora entre 5-6 semanas, dependiendo del tipo de tallo y la época del año. Cuando las flores están listas, son recolectadas y  empacadas para ser almacenadas en un ambiente de temperatura controlada. Luego son distribuidas a minoristas o mayoristas que las comercializan para ser entregadas al cliente. Es por ello, que detrás de cada arreglo o intervención floral hay miles de manos que trabajaron para llegar al resultado final. 

Marcas de diseño floral peruano se encuentran tomando esta transparencia como estandarte de sus procesos. SUMAQ, dirigida por Gabriela Robles, trabaja con proveedores de confianza, siempre dando un trato justo a todos los miembros de la comunidad de floristas, valorando y respetando su trabajo. Una de las maneras en las que esta marca logra darle crédito a sus floricultores es a través de las tarjetas de cuidado donde incluyen sus recomendaciones para mantener las flores frescas por el mayor tiempo posible. Estas se entregan al cliente con cada arreglo o diseño.   

Algo tan pasajero y delicado como las flores, puede transformar y contagiar su entorno. El diseño floral busca utilizarlas de la manera más artística posible en su corto tiempo de vida. Por la crisis ambiental actual los diseñadores florales tienen que considerar métodos sustentables y responsables para llevar a cabo sus creaciones. “La industria floral llevaba años sin hacer cambios, en los últimos años han comenzado a crear nuevos productos biodegradables que si bien elevan el costo de las creaciones, son la mejor opción que tenemos”, cuenta la fundadora de SUMAQ. Si bien es cierto que seleccionar las flores de manera sostenible según temporadas y estaciones es importante, los materiales agregados usados en el diseño floral también lo son. 

Chiara Crovetto, artista visual detrás de la marca de diseño floral EFÍMERO, propone utilizar técnicas que tengan una dosis importante de innovación. La marca es partidaria del ‘FOAM FREE Movement’ (Movimiento SIN ESPUMA). Este movimiento evita el uso del Floral Foam (espuma floral) siendo consciente de su impacto ambiental. La espuma floral que se usa normalmente por su conveniencia, es de plástico de un solo uso y también contiene carcinógenos que pueden contaminar la tierra. A partir de ello, EFÍMERO busca trascender de una disciplina creativa puntual, como lo es el diseño floral, y ser parte del “cambio hacia un mundo artístico sostenible”, como lo menciona Crovetto. 

De la misma manera, en SUMAQ, buscan reemplazar los envoltorios de plástico por unos de papel o fibras naturales, acompañándolos con listones de tela  y dedicatorias de madera. Haciendo del proceso uno más consciente. “Desde el inicio de mi emprendimiento comprendí que cuando alguien busca flores lo hace para celebrar un momento desde un nacimiento, cumpleaños o aniversario. Me propuse que lo que es para una celebración positiva, como las flores, no deberían tener un efecto negativo en nuestro planeta”, comenta Gabriela.

Al mirar el diseño floral con un ojo artístico se convierte en una obra de arte. Y como todo arte, suele ser subestimado.

Ante una posibilidad infinita de creación con semejante diversidad floral tanto en el Perú como en América Latina, los artistas rechazan los parámetros tradicionales y adoptan una propuesta estética fresca.  “Al mirar el diseño floral con un ojo artístico se convierte en una obra de arte. Y como todo arte, suele ser subestimado”, concluyó la artista detrás de EFÍMERO. La propuesta floral de Crovetto busca inspiración en diversas disciplinas como la fotografía y el arte plástico. Gracias a la variedad de influencias pueden ofrecer un producto diferente a través de creaciones vanguardistas. “Lo armonioso, lo sublime, lo imponente, lo efímero”, es así como describe Chiara el diseño floral.

Los floristas latinoamericanos descubren la complejidad y belleza en lo fugaz de este medio artístico. Y es que la versatilidad es esencial para poder cumplir con los conceptos visuales del consumidor sin perder la esencia de la marca. Jesús Morelos, florista Mexicano, formula una experiencia distinta e innovadora; invitando a su audiencia a formar parte del proceso creativo y enseñándoles cómo desarrollar su creatividad mediante las flores.

El diseño floral es un arte que requiere mucha atención y cuidado. Mientras más se desarrolla esta disciplina, más se acerca a su valor y trascendencia cultural. Si bien la sostenibilidad viene de la mano con mayores costos, cada vez son más los diseñadores florales latinos que buscan cumplir con procesos creativos conscientes para promover la consciencia ambiental en su disciplina. Una práctica que no solo contempla el suelo de donde nace la flor, sino también a cada persona que es necesaria para llegar a convertirse en un arreglo. La revolución floral de la que somos testigos es, sin lugar a duda, la más hermosa.

Close

LATEX Magazine

Operado por M & Z Fashion Group
© Copyright 2019-2022. All rights reserved.
Close