Esta es la colección de una joven diseñadora peruana que da voz a las víctimas de abuso infantil

Por Cayetano García

El abuso infantil y de adolescentes es un tema latente en cada rincón del mundo, sin embargo, suele ser evadido en conversaciones y dejado en el olvido. Con una cifra abrumadora de 20,500 casos peruanos, niños, niñas y adolescentes son víctimas de violencia sexual en los últimos años según la UNICEF.

Uno de los principales retos para identificar los casos de violencia a menores de edad es la comunicación. Al tratarse de niños pequeños, la forma en la que ellos se comunican y los canales que utilizan pueden ser muy ajenos a los padres y tutores a cargo de ellos. 

La diseñadora peruana Sam Heysen, quien reside actualmente en Santo Domingo, ha encontrado la manera de retratar este fenómeno comunicacional a través de la moda y los textiles. “Ellos Son” es el nombre de la colección que viene trabajando desde hace varios meses, la cual busca visibilizar el abuso infantil. Samalvides, explora las técnicas y materiales utilizados por niños que han experimentado abuso, para así dar un mensaje desde su propia perspectiva. Desde su propia voz. “Puede ser cualquiera. Los niños no tienen una voz tan fuerte como nosotros. Con esta colección quiero darles una voz, que se vean representados. No quiero contar la historia como yo adulta, sino quiero contarlo como ellos lo contarían”, comenta la diseñadora. 

Se repiten líneas aleatorias fuertes, lo que representa la rabia. A diferencia de lo que se suele pensar, el uso de múltiples colores no reflejan sentimientos positivos. Sino es su forma de representar la rabia y las distintas emociones que ellos sienten. Fue un proceso bastante sorprendente”

Para esta colección, Samantha analizó los dibujos realizados por cientos de niños y niñas víctimas de abuso sexual. Con la ayuda de psicólogos especialistas en este tema, identificó las principales similitudes en la simbología de los elementos gráficos de cada uno de los dibujos. Los brazos y otras extremidades, por ejemplo, suelen ser exageradas en su proporción. Mientras que los genitales son tapados por garabatos, lo que evidencia el miedo a su propia anatomía. “Se repiten líneas aleatorias fuertes, lo que representa la rabia. A diferencia de lo que se suele pensar, el uso de múltiples colores no reflejan sentimientos positivos. Sino es su forma de representar la rabia y las distintas emociones que ellos sienten. Fue un proceso bastante sorprendente”, comenta. Para replicar los dibujos de estos niños, Samantha se guió de los patrones repetitivos identificados y los copió utilizando la mano izquierda para lograr un estilo más orgánico y parecido a las referencias. 

La colección será presentada en una instalación en conjunto con sus otros compañeros y compañeros de universidad. Para Samantha, el proceso de investigación permitió que su proyecto tuviera la seriedad y el respeto necesario hacia un tema tan sensible. “Más que causar tristeza, me dio un impulso. Quiero que la gente se sienta incómoda al ver la colección. No quiero pintarlo como algo bello, quiero que haya incomodidad para generar así conversación”, señala la diseñadora peruana. A sus diecinueve años, Samantha entiende que desde el diseño de moda, se puede llegar a comunicar temas de relevancia global como el presente en “Ellos Son”.

“En la moda, se comunica de otra manera, sin mi voz. Realmente, es la forma que más cómoda me siento hacerlo. Siento que un textil puede transmitir más que cualquier cosa que yo pueda decir. Es dejar abierta una pieza a interpretaciones. Me gusta que se cree una conversación con las diferentes opiniones y perspectivas de la gente sobre las piezas que creo.” Es este el discurso de Samantha, el cual se asemeja a la de la nueva generación de jóvenes diseñadores. Creativos sin miedo a encender una llama en los lugares más tabú a manera de activismo. 

Esta es la colección de una joven diseñadora peruana que da voz a las víctimas de abuso infantil
Esta es la colección de una joven diseñadora peruana que da voz a las víctimas de abuso infantil

LEE TAMBIÉN: “VAMOS A HABLAR DE LOS PROBLEMAS REALES DE SUDAMÉRICA” ANNAISS YUCRA TRANSFORMA EL DOLOR EN ALGO SIGNIFICATIVO

“Terminaré este proyecto con mucha satisfacción, pero no complacida. Es un problema que va a seguir, pero es evidencia de que los jóvenes buscan un cambio. Frescas mentalidades creando conversaciones distintas, hambrientas de dar su perspectiva de las cosas”, concluye la joven diseñadora. Si bien Samantha considera que su colección aporta un granito de arena hacia una problemática tan grande como el abuso infantil, considera que será capaz de dar voz a miles de víctimas a quienes la indiferencia ha terminado por enmudecerlas. 

Close

LATEX Magazine

Operado por M&Z Fashion Group
© Copyright 2019-2021. All rights reserved.
Close