¿Qué significa romper barreras?: Estos 3 talentos rompen barreras raciales desde el baile, la moda y la poesía


En colaboración con:

A pesar de identificarse de distintas maneras y con diferentes experiencias vividas, Shenaaz September, Nani Medrano y Malcom Carhuajulca, comparten más de una cosa en común.

Al juntarse para las fotografías que acompañan esta historia –y al ritmo del cajón– los tres talentos cantan himnos conocidos que narran su historia, y  entre risas, bailes y picardía, cada uno nos cuenta cómo actualmente rompen barreras desde sus posiciones.

Dirección creativa & texto Cayetano García
Fotografía Andrés Espinoza
Styling
Sharon Cadillo
Video Yezer Otiniano
Talentos
Shenaaz September, Nani Medrano y Malcom Carhuajulca

“De pronto unas voces en la calle me gritaron ¡Negra! ¡Y qué lindo suena! ¡Y qué ritmo tiene!” canta Victoria Santa Cruz como versos de un poema, que retrata la constante lucha de la comunidad negra para apropiarse de su identidad y zafarse de las históricas barreras raciales. 

Para muchos miembros de esta comunidad, reconectar con su historia y su identidad ancestral, es llegar a conocerse profundamente. Hacer una recapitulación de su origen representa celebrar su negritud y ser protagonistas de su propia historia. 

Yo pongo mi identidad afro y LGBTIQ+ al frente. Soy del lado del que sí hacemos cosas, por lo que no me gusta que me digan que soy underground. No lo soy, no soy una cosa que se oculta. Ven ‘Pose’ o el documental ‘Paris is Burning’ y piensan que mi arte es una fantasía. Mi lucha para romper estas barreras ha sido mostrarme y existir”

Malcom Carhuajulca, performer y bailarín.

Malcom Carhuajulca tiene muchas dimensiones, y define su identidad como una amalgama de vidas que desencadenan en la suya. Orgulloso pionero de la escena del ballroom en el Perú, modelo, activista, director de arte y bailarín. Sin embargo, episodios dentro de su infancia y adolescencia, hicieron que se aleje de otras dimensiones que lo componen en la actualidad. “Viví dos décadas sin identificarme con algo. Crecí bajo un discurso que un hombre negro no puede ser femenino. Crecí sin negritud, sin gente negra a mis costados”

Hijo de madre venezolana y cajamarquino por el lado de su padre, se embarcó gracias a la danza en un viaje de reconexión con un pasado manchado de vergüenza. Hoy en día, Malcom abraza el mestizaje que construye su historia, identificándose a sí mismo como una persona afro latina. “Mi identidad está construyéndose poco a poco. Pero lo que tengo ahora es mío. Puedo decir que si tengo hijos, van a tener un legado. Van a saber quiénes son y qué historia tienen”, menciona. Su nombre artístico es Prince Malcom inspirado en el legendario cantante de funk y que existe tanto en su arte, como en su ámbito personal.

El 54.5% de las personas afroperuanos reportaron haber sido discriminadas y agredidas en la calle, según un estudio especializado en esta población. Sobre esto, Malcom comenta que “la situación es horrible. Estoy dentro del contexto de varias minorías como: migrante, afroperuano y miembro de la comunidad LGTBIQ+. Me han perseguido en pasillos de centros comerciales y hasta en la calle cuando manejo bicicleta”. Para el artista, romper las barreras raciales y hacer mayor la visibilidad de la comunidad afroperuana, es una labor impostergable.

Para esta historia, cada uno de los talentos llevó un elemento que representara una parte significativa en la construcción de su identidad y el quiebre de estas barreras. Malcom llegó con uñas rojas que hacían más notoria su picardía y carisma. Y es que son las uñas la parte más importante para la expresión de su identidad. Dentro de la comunidad negra, poseer una identidad queer representa un reto mayor en cuanto a cumplir con las expectativas sociales. Nos encontramos en una sociedad que jerarquiza las identidades, por lo que resulta de mayor complejidad tener más de una que se encuentra marginalizada. La feminidad de Malcom encontró un lugar seguro dentro de la danza, principalmente el vogue. “Me di cuenta que siempre he sido una persona trans, de género no conforme. Salí de la ducha, me vi y me di cuenta que no era una persona cis (risas). Pero ha sido un proceso largo de reconocimiento y de reconciliación con mi lado femenino.” 

Romper barreras es demostrar que siendo negra en un país tan racista y cerrado, estoy logrando todo lo que me propongo. Todas las mujeres, mujeres negras, podemos hacer todo lo que nos propongamos y brillar en eso”

Shenaaz September, modelo.

“Mi mayor inspiración es mi abuelo y mi aspiración en la vida es ser una gran mujer. Ser profesional, brillar día a día y lograr todas mis metas,” cuenta Shenaaz. Para la modelo, sus familiares representan un profundo apego a su historia. “Soy una mujer negra, fuerte, directa con sus ideas y sueños, una mujer que no se deja pisotear, pero tampoco pisotea a los demás”, comenta. 

A pesar de ser muy joven, Shenaaz reconoce el constante proceso de cambio en el que se encuentra envuelta, tanto a nivel físico como cognitivo. Sin embargo, para ella, la convicción es lo que se ha mantenido constante en la definición de su propia identidad. El año pasado, tras aparecer en una campaña fotográfica de una colección de lencería, se vio descalificada de un tradicional concurso de belleza peruano. La controversial decisión de la organizadora del evento resultó en una conversación sobre lo que significa el amor propio y la celebración al cuerpo femenino a través de la sensualidad. Para Shenaaz, romper barreras consiste en “demostrar que siendo negra en un país tan racista y cerrado, estoy logrando todo lo que me propongo. Todas las mujeres, mujeres negras, podemos hacer todo lo que nos propongamos y brillar en eso.”

Las barreras raciales han formado una tóxica idea sobre lo que consideramos bello, estético o hasta aceptable dentro de la industria de la moda y la belleza. Modelos como Shenaaz se encuentran deconstruyendo los ideales racistas y clasistas que suelen estar tan enraizados en el mundo del modelaje, convirtiéndolo en una actividad de celebración a la diversidad. “Comencé a los doce años en el modelaje. La moda ha cosificado mucho a la mujer y ha impuesto estándares de belleza que frustran a muchas. Ahora eso está cambiando. Conforme iba creciendo, empezaba a quererme y a sentirme más segura de mí misma. (El modelaje) me ha permitido amarme más, respetarme y valorarme por quién y cómo soy.”

Rompo las barreras con estas fotos. Siendo yo, hablando de mis propias experiencias. Haciendo música y poesía. Yo no me siento menos por ser negra, gorda, mamá o mujer. Ya no.  La historia por la que pasamos los afrodescendientes no es la más hermosa, pero siento que es tan poderoso ver toda la magnitud, la inteligencia, la grandiosidad que tenemos y lo que somos en el mundo”

Nani Medrano, artista musical y activista.

Nani Medrano trajo consigo un cajón peruano y unos accesorios de caracoles. Dos elementos que representan la música y la ancestralidad, respectivamente; dos elementos que componen en gran parte la identidad de Nani. “Nani es un alma libre que siempre se cuestiona, me siento muy libre pero en esta libertad también hay muchas barreras para el tipo de libertad que yo anhelo”

Al preguntarle sobre cómo define su identidad, la activista y artista musical se remonta a su niñez. Su padre, al ser músico y parte de una agrupación musical, le cultivó un profundo amor e interés por el arte. “Desde mi niñez soñaba con cosas como una familia y la música. Siempre me imaginaba cantando, bailando, en el escenario.” Al terminar el colegio, Nani decide estudiar danza. Su entusiasmo se vio obstruido por los exigentes e ilusorios requisitos que pedían los elencos para los roles protagonistas de alguna pieza de baile. “Buscaban mujeres que midan un metro sesenta y nueve, tengan tez blanca y contextura delgada. Yo no encajaba en ninguno de estos requisitos. Entonces pensaba que no iba a tener un espacio para mí, pero nunca me lo negué.”

La vitalidad y el corazón de Nani hicieron que dejar la música sea una misión imposible. A pesar de tener temor de defraudar artísticamente a su padre, la artista estuvo rodeada de muchos referentes que la animaban a seguir su pasión: como su hijo, y la cantante afroperuana Susana Baca. Sin embargo, fue ella misma la que encontró en la música peruana un camino de sanación y conexión con su identidad ancestral. “Me siento bien tocando y bailando. No tengo que ser bailarina y la música que la sociedad quiere que sea. Yo tengo a la música como sanación y no como entretenimiento. La sociedad está aconstumbrada a que los negros hagan múscia para entretener a otros, yo hago música para sanarme. Bailar sin miedo y sentirme.”

Nani se define a sí misma como totalmente negra, pero es también en el arte amazónico, andino y altiplánico que también llega a conectar con el mestizaje de su propia identidad. “Una identidad negra y musical”, como gusta describirla.  Verse a sí misma como una persona negra y las dificultades que implica estar rodeada por una inmensa cantidad de barreras raciales, hicieron que sentirse orgullosa de todo lo que significa ser Nani Medrano sea arduo.

Siempre deseó ser modelo; la relación con su cuerpo se convirtió en una muy conflictiva durante su adolescencia resultando en desórdenes alimenticios que agrandaban la idea de esconderse y sentirse sin un lugar en el mundo. “Rompo las barreras con estas fotos. Siendo yo, hablando de mis propias experiencias. Haciendo música y poesía. Yo no me siento menos por ser negra, gorda, mamá o mujer. Ya no.  La historia por la que pasamos los afrodescendientes no es la más hermosa, pero siento que es tan poderoso ver toda la magnitud, la inteligencia, la grandiosidad que tenemos y lo que somos en el mundo”

Los tres talentos buscan quebrar estas barreras a través del arte y el activismo. Sea desde el baile, la moda o la música, a través de la historia, el arte ha servido como principal herramienta de protesta; convirtiéndose en aún más poderoso y ruidoso que la misma violencia vivida en el día a día. Hacer arte es hacer visible sus experiencias, tanto individuales como colectivas.

“Yo pongo mi identidad afro y LGBTIQ+ al frente. Soy del lado del que sí hacemos cosas, por lo que no me gusta que me digan que soy underground. No lo soy, no soy una cosa que se oculta. Ven ‘Pose’ o el documental ‘Paris is Burning’ y piensan que mi arte es una fantasía. Mi lucha para romper estas barreras ha sido mostrarme y existir”, plantea Malcom. Con tatuajes de mariposa en su espalda y la voz de su madre que lo motiva cada mañana, Malcom propone que el éxito significa poder volar. Su mayor aspiración es poder contar su historia e inspirar a nuevos “Prince” en el mundo.

Para Shenaaz, “la moda es un medio de expresión, y si puede ser usado para expresar problemas sociales que nos rodean, para que espectadores y consumidores tomen conciencia, en buena hora.” Pues, al ser modelo, lleva como segunda piel las historias de muchos diseñadores que poseen un discurso de protesta.

“El activismo a través del arte es una manera de expresar y ser. Siento que somos seres totalmente políticos y el arte es una herramienta política tan poderosa. Todos tenemos el poder de la palabra y de transformarlo en arte, en lienzo y en naturaleza”, comenta Nani. Romper barreras raciales a través del arte es una tarea que ha llenado el corazón de cada uno de los talentos protagonistas. Individuos que se encuentran firmes en buscar un cambio y en dejar un legado a través de la expresión de sus propias identidades. 

Los talentos visten piezas de la diseñadora peruana ANNAISS YUCRA, cuyo compromiso con la diversidad y la conexión con sus raíces hacen cada una de sus colecciones un grito para el cambio desde su trinchera: la moda. 

Esta historia fue fotografiada en uno de los murales de la iniciativa Converse City Forest, proyecto que congrega a artistas urbanos de más de una decena de ciudades alrededor del mundo, para crear murales que además de limpiar el aire, dan visibilidad a causas por las que aun debemos luchar como sociedad. El mural que aparece en las fotografías, el cual plasma el significado de romper las barreras de raza, fue creado por el artista urbano Sipión, de la mano de tres jóvenes de la comunidad All Star:  Andy Flores, Fran Garvich y Sandra Espinoza. La obra final ubicada en la Av. Tomás Marsano en Surco, refleja el ser distintos con historias diferentes, pero unidos celebrando nuestra diversidad y recordando que somos una sociedad de todas las sangres. Conoce más de esta iniciativa en https://conversecityforests.com/

Close

LATEX Magazine

Operado por M&Z Fashion Group
© Copyright 2019-2021. All rights reserved.
Close