Un largo camino por recorrer: Los Premios Óscar y la representación femenina audiovisual

Por Andrea Andrade

Por primera vez en sus 93 años de historia, la Academia ha nominado a dos mujeres en la categoría de Mejor Dirección. Chloé Zhao y Emerald Fennell, con los destacados largometrajes ‘Nomadland’ y ‘Promising Young Woman’, respectivamente. Historias con personajes femeninos protagónicos que arrojan a la luz distintas problemáticas sociales. Las directoras competirán con David Fincher, Lee Isaac Chung y Thomas Vinterberg por el codiciado honor. Pero antes de lanzarnos a una celebración sobre todo el camino que se ha recorrido, es importante considerar exactamente lo que se ha logrado y lo que no, en esta polémica industria.

Chloé Zhao. © El País
Emerald Fennell. © The New York Times

La directora Kathryn Bigelow tenía 59 años cuando consiguió que Hollywood le otorgue el premio que merecía, tanto en taquilla como a nivel de crítica. La industria se resistía a reconocer a una cineasta con casi una decena de títulos entonces a sus espaldas, hasta que en 2010 le concedieron el Premio Óscar por su dirección en ‘The Hurt Locker’, cinta que también se alzó con el galardón a Mejor Película. Esa fue la primera y única vez que una mujer consiguió dicha conmemoración en la noche más importante del cine. 

¿Será posible que este domingo la historia vuelva a dar un giro? En lo que completamos nuestra checklist de todas las películas nominadas este año, conversamos con Francesca Canepa, la directora peruana candidata a la nominación de los Premios Óscar 2021 con el cortometraje ‘El silencio del río’, quien nos comentó sobre su perspectiva acerca de la falta de representación femenina en dicha premiación y en el mundo audiovisual en general.

Ante la pregunta sobre cuál es el lugar de la mujer hoy en la industria del cine, la respuesta es clara: no debería ser distinto al de los hombres. Las cineastas han realizado importantes avances a lo largo de los últimos años, tras batir récords de taquilla y haber dominado cantidad de festivales internacionales. Sin embargo, no en todos los terrenos se avanza por igual. Sigue existiendo una especial dificultad para acceder a ciertos puestos del séptimo arte, el llamado techo de cristal de la industria.

Esta situación confirma un sistema que data hace muchos años atrás y del que el Perú también está muy lejos de librarse: el de las jerarquías de poder en el audiovisual. Muchas escuelas, academias, facultades de cine y comunicación presentan una proporción bastante equilibrada de estudiantes de distintos géneros. Sin embargo, las estadísticas demuestran que la mayoría de las óperas primas siguen siendo dirigidas mayoritariamente por hombres. ¿En qué extraño agujero negro desaparecen las mujeres que aspiran a convertirse en cineastas, productoras y demás? 

“Existen muchas vallas que hay que pasar antes de financiar una película. Además de tradiciones y prejuicios por romper. Afortunadamente, poco a poco se está trabajando para que se puedan ofrecer las mismas oportunidades de financiamiento”, cuenta Francesca. “Este año, en cambio, junto a Melina León tuvimos el honor de representar a Perú como candidatas a las nominaciones del Óscar. Es importante destacar que éramos dos mujeres que veníamos de un importante recorrido de festivales por el mundo, lo que habla de esta apertura hacia el cine femenino o dirigido por mujeres”, recalca.

LEE TAMBIÉN: PAMELA MENDOZA ARPI, ACTRIZ DE LA ACLAMADA ‘CANCIÓN SIN NOMBRE’, PROTAGONIZA NUESTRA PORTADA POR EL DÍA DE LA TIERRA

Canepa explica que la mayor visibilidad en los festivales de cine ha creado más oportunidades para las mujeres, especialmente pertenecientes a minorías, visibilizando e incrementando la representatividad de comunidades y poblaciones vulnerables. Muchas de las cuales habían sido excluidas de la conversación en años anteriores. No obstante, existe bastante controversia sobre la práctica que se realiza para lograr dicha representación: las famosas políticas de cuotas. 

“En España existe una suerte de ‘discriminación positiva’, en la cual se exige un porcentaje femenino en el equipo para cumplir con los criterios de participación en concursos de financiamiento. No sé si esa sea la mejor opción, pero hasta que evolucione la mentalidad y sea tácita nuestra igualdad de posibilidades en el principio de la cadena, quizás sea una alternativa favorable”, agrega Francesca. Tal vez la respuesta se encuentre en las composiciones de los jurados, asegurando la pluralidad de personas con diferentes bagajes, géneros y procedencia, ayudando a mejorar la diversidad, y posiblemente incrementando la presencia femenina en los mismos.

Por otro lado, la directora también hace énfasis en el discurso de Jessica Chastain en Cannes del 2017, donde la actriz criticaba abiertamente la cantidad de películas masculinas que había en dicha edición y cómo representaban erróneamente a las mujeres en pantalla. Discurso que no puede ser más cercano a la realidad, puesto que gran cantidad de películas contienen personajes femeninos que si fueran eliminados de la trama no afectarían en lo más mínimo al desarrollo de ésta.

No se requiere de mucha ciencia para darnos cuenta que la raíz de todo esto encontraba su origen en la poca presencia de mujeres en el medio. Situación que ha ido cambiando positivamente con el paso del tiempo. “Hace unos años se ha logrado una mayor representación femenina tanto en el equipo técnico como artístico. Poco a poco vemos más mujeres como jefas de departamento y es esperanzador. Por esta misma razón la representación femenina en pantalla por fin está empezando a cambiar”, explica Canepa. 

La cineasta afirma que hoy por hoy nos podemos sentir cada vez más identificadas con las mujeres que vemos en pantalla; lo que nos permite poder ver la feminidad desde un espectro mucho más amplio y realista con virtudes y defectos, lo que es indispensable para procurar la igualdad de género en futuras generaciones. Se trata de reivindicar la especificidad de lo femenino en una disciplina donde, como en tantas otras esferas, se ha tendido erróneamente a identificar la mirada masculina como una mirada universal. 

Mientras más voces y tipos de historias se muestren, más se puede demostrar que tal no es una visión absoluta. El hecho de que la cantidad de mujeres galardonadas aumente con el paso de los años es un evento histórico, pero en el contexto más amplio del progreso de las mujeres, es solo un paso en un viaje más amplio hacia la igualdad de género.

Close

LATEX Magazine

Operado por M&Z Fashion Group
© Copyright 2019-2021. All rights reserved.
Close