Perú: Aquí no hay campañas de indignación

Por Jesus Aldana

En el Perú están sucediendo distintos eventos que no pueden ser ignorados. “Si no pasa en Lima, está todo bien…” El centralismo no puede desaparecer si no empezamos a accionar y preocuparnos por lo que pasa en nuestro país. Este MWN salta de los que suelen publicarse todos los inicios de semana, y quizás hasta moleste a algunos. Sin embargo, es necesario mostrar lo que está sucediendo con personas y comunidades vulnerables en el Perú.

Cuando sucedió la campaña de Black Lives Matter, personas alrededor del mundo se sumaron al propósito de reclamar justicia por el asesinato de una persona negra en los Estados Unidos. Incluso en el Perú, muchos generadores de contenido e Influencers se mostraron a favor publicando el cuadro negro del #BlackoutTuesday. Pero, en Loreto acaban de asesinar a 3 indígenas por abusos policiales y no muchos difundieron el hecho.

Actualmente, las prácticas racistas en nuestra sociedad están tan normalizadas que para algunos parece ser una respuesta “de sensibilidad y fragilidad” o de “no comprender el humor negro” si tratas de detenerla. Estas mismas personas que no se manifiestan sobre lo sucedido en nuestro país, son las mismas que también publicaron un fondo negro en su feed de instagram. Debemos manifestar del mismo modo nuestra indignación por lo que pasa externamente a Lima, pues están matando gente, las autoridades están justificando estos hechos y nosotros no estamos reaccionando a estas injusticias.

En esta edición de nuestro MWN detenemos las fechas para crear consciencia y conocimiento sobre ciertos problemas sociales que están sucediendo actualmente en el país.


La violencia policial contra las trabajadoras de limpieza pública de la Municipalidad de Lima

Imagen: Arte por Majez Artes

La situación actual de las trabajadoras y obreros de limpieza pública se convirtió en un violento desenlace durante la lucha de sus derechos laborales. La causa inició a partir de que la Municipalidad de Lima realizó una convocatoria para tercerizar el servicio público, y dejar a más de 504 trabajadores sin un puesto fijo. Aquello iba en contra del fallo de la Corte Suprema declarado a favor del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Innova Ambiental (SITOBUR) en el 2018.

Isabel Cortez, quien es trabajadora y la figura representante del SITOBUR, reclamó que solo 296 trabajadoras ingresaron en planilla, mientras otras 504 quedaban en riesgo. A esto se suma las modificaciones pues no estarían realizando sus labores de limpieza pública, sino sólo labores internas vinculadas al municipio. Además, al regresar a trabajar no tuvieron indumentaria ni prevención básica requerida contra el Coronavirus. Isabel ha recibido amenazas por su constante activismo y denuncias contra las decisiones del Municipio; incluso sufrió un atentado durante la madrugada, al ser golpeada por dos sujetos quienes la lastimaron en la cabeza con una pistola.

El 28 de julio, el SITOBUR realizó una protesta pacífica con el objetivo de que el presidente pueda oír su denuncia hacia la Municipalidad de Lima. Sin embargo, la respuesta del Estado fue enviar policías, quienes actuaron violentamente contra las trabajadoras y obreros. Entre bombas de gas, represión y agua sucia del rochabus, los policías no permitieron que el sindicato logre su cometido. Asimismo, los miembros del SITOBUR terminaron en la comisaría, aunque en el transcurso del día fueron liberados. La falta de reconocimiento de la sentencia fue ignorada por la gestión anterior de la MML, y de la misma manera por el actual Alcalde de Lima, Jorge Muñoz.


Conflicto Espinar: Entre amenazas y abusos por parte de autoridades y la policía

Imagen: Álvaro Franco/OjoPúblico

Durante años, los habitantes de Espinar en Cusco se han visto perjudicados en salud a causa del sector minero, adquiriendo metales tóxicos en la sangre. A ello, se agregan las pérdidas económicas en la agricultura y otros comercios por la situación de la pandemia.

Frente a estos reclamos, exigieron a la empresa Minera Glencore-Antapaccay un bono de 1000 soles a cada adulto del lugar, a cambio del 3% de utilidades en la reactivación económica de Espinar (Convenio Marco). La respuesta negativa de la minera Glencore-Antapaccay generó que las protestas iniciarán en la zona; remarcando que esto no es un acto solidario sino de obligación. Los pobladores del lugar bloquearon carreteras y manifestaron, pero los ataques policiales produjeron un violento conflicto.

Las amenazas surgieron a partir de que la médica Gloria Cárdenas Alarcón brindó información a la prensa sobre los pobladores ingresados al Hospital del Espinar. Por otro lado, el periodista Vidal Merma Marcacco, quien se encontraba registrando el conflicto, fue maltratado por tres agentes policiales sin ninguna razón, y al momento de presentar su denuncia se la negaron. Hasta el momento, miembros del Comité de Gestión hicieron llamado al diálogo con Ministros, la Minera Glencore-Antapaccay y habitantes para una solución ante el conflicto.


Tres miembros de la comunidad Kukama mueren en protesta

Imagen: Grupo El Comercio

La comunidad índigena Kukama decidió manifestar la escasez de medicamentos, el olvido por parte del Estado y el incremento de pobreza, tomando el LOTE 95, donde se extrae petróleo por la empresa canadiense Petrotal. En el proceso, 2 policías y 11 pobladores resultaron heridos, mientras que 3 indígenas Kukama Kukamiria fallecieron a causa de heridas de bala.

El Presidente de la Organización Regional de Pueblos Indígenas (ORPIO) comunicó que los manifestantes no contaban con armas de fuego; ellos sólo llevaban herramientas ancestrales como las lanzas. No obstante, por exigir al gobernador para entablar un diálogo con el Estado, el accionar de la policía se tornó violento, usando perdigones y disparando balas de fuego que terminaría con 3 indígenas Kukama. La respuesta del MININTER parece haber sido “justificar” las muertes…”La policía actuó con la finalidad de salvaguardar la integridad de la población y de los trabajadores”.


El racismo no tiene ligerezas ni sutilezas

Imagen: Canal N

La deportista Vania Torres causó indignación cuando realizó Brownface al “interpretar” a una mujer andina para un taller de Actuación. El hecho de racismo se reforzó al momento de la caricaturización y las facciones exageradas en el vestuario; también al marketing no planificado de un producto de estética, cuando se limpia el rostro y termina siendo “una persona normal”.

Vania no ha aceptado el hecho, y solo se ha disculpado con los que se sintieron ofendidos… resaltando siempre que no fue racista. Actualmente ya existe una denuncia por la discriminación a la mujer andina y el refuerzo de los estereotipos para un grupo etnico. Sin embargo, el Ministerio de Cultura rechazó contundentemente este accionar racista por parte de la deportista, e Indecopi se encuentra actualmente en investigaciones del caso.

Close

LATEX Magazine

Operado por M&Z Fashion Group
© Copyright 2019-2020. All rights reserved.
Close