Converse Mural ventanilla all stars

Camille Jackson: Un sonido auténticamente experimental

La cantante peruana Camille Jackson presenta su segundo y más ambicioso EP titulado “La Trampa”. Una colección de canciones que proponen una narrativa femenina poderosa y un estilo sonoro muy único.

Revisitando su relación con la industria musical peruana y la presencia de la mujer en la música, Camille decide ser auténtica consigo misma y su arte. Basándose en antiguas películas de terror, cada una de las canciones en el proyecto cuenta la historia de un personaje diferente.

Camille y su equipo logran trascender de la esfera musical, proponiendo una experiencia sensorial e interdisciplinaria que acompaña las letras de sus canciones.



Entrevista Cayetano García
Fotografía Alonso Mujica
Maquillaje Callmekat

Encontrar un estilo musical propio que llegue a transmitir universalmente un mensaje puede ser una de las tareas más complejas para un artista musical. Mantenerse auténtico a uno mismo es algo que muy pocos músicos logran hacer a lo largo de sus carreras. Con el lanzamiento de su nuevo EP, “La Trampa”, Camille Jackson consolida su estilo sonoro en una colección de canciones que se van hilando hasta crear un universo cinematográfico. Cada una de las piezas trasciende de la esfera musical, estimulando los sentidos y la imaginación de quien las escucha. Y, lo mejor de todo, es el grito de rebeldía más fiel a su creadora. “Lo que quise hacer yo en el EP es lo que me daba la gana. Ser sincera conmigo misma y  mi arte”, comenta Camille. 

“La Trampa” es una carta de amor a la fuerza y valentía de las mujeres, y una crítica a cómo son representadas.

“La Trampa” es un proyecto colaborativo que ha ido ayudando a Jackson en su proceso de autodescubrimiento como artista. La complejidad del EP, tanto a nivel sonoro como narrativo,  llevó al límite el cuestionamiento de qué querer comunicar a través de la música. “Todavía me falta definir a Camille Jackson como artista. Siento que de cierta manera este EP me ha hecho entender cómo es trabajar con un concepto. Darle un cuerpo y un universo único a cada una de las canciones. Un proyecto interdisciplinario y extremadamente colaborativo”, cuenta la artista.  

Hace dos años, Camille lanzó nueve canciones bajo el título de ‘Lo Que No Ocupa Espacio’. El carácter lúdico dentro del sonido de ese primer proyecto dio inicio a la evolución del equipo creativo con el que trabaja Camille. “El EP anterior fue un juego. No estaba segura sobre qué decir con mi música. Ahora siento que al final lo que realmente quiero es contar una historia y dejar que mi voz explore melódicamente. Que flote”, explica. ‘La Trampa’ a diferencia de su primer EP, presenta una estructura narrativa bastante original. Cada canción es un capítulo y cada capítulo tiene un personaje distinto. Camille explora el universo que rodea cada una de estas personas a través de singulares texturas sonoras. 

La principal inspiración de este proyecto son las películas de terror y thrillers psicológico que despertaron en Camille un cuestionamiento sobre los personajes femeninos en esas icónicas cintas. “La Trampa” es una carta de amor a la fuerza y valentía de las mujeres, y una crítica a cómo son representadas. La mujer dentro de las películas de horror suelen ser elementos narrativos perfectos para retratar la manía, la psicosis y la vulnerabilidad fácil. Camille hace lo contrario dentro de este proyecto. “Cuando escogimos las canciones finales nos dimos cuenta que una temática en común era la historia de las relaciones interpersonales de las mujeres. Cómo algunas relaciones las afectan hasta un punto de mucho deterioro. En cada una de mis canciones la mujer no es la víctima, tiene la fuerza de entender cómo le ha afectado la relación y busca pelear en contra de eso”, explica Camille. 

Hace mucho, la cantante leyó el aclamado libro de Simone de Beauvoir, ‘The Woman Destroyed’. Cada uno de los capítulos está escrito por una mujer diferente creada por la escritora francesa. La genialidad de esta pieza literaria recae en cómo de Beauvoir logra capturar la esencia de cada una utilizando sus maneras únicas para escribir. Una mujer elegante escribe con una envidiable ortografía y sintaxis perfecta. Mientras que otro capítulo está escrito en un solo párrafo, sin puntuación ni descanso. “Yo también quería hacer eso con las canciones”, comenta Camille. A diferencia de Simone, Camille logra diferenciar a cada uno de sus personajes a través de la complejidad de los sonidos. El hielo que queda en un vaso de whiskey o una silla que produce un sonido chirriante comunican más que mil palabras en el universo en el que se encuentra “Isabella” o “Alberto”, por ejemplo. 

Una vez me invitaron a ser telonera en un concierto y una persona del público me gritó cosas que me hicieron sentir totalmente fuera de lugar. O circunstancias en las que sonidistas me piden que produzca pop o algo más bailable para poder trabajar con ellos”

La temática sobre las relaciones conflictivas también permitió que Camille reflexione sobre su relación con la industria musical. El sonido experimental de cada uno de sus proyectos escapa de lo que se considera como “comercialmente exitoso”. Una realidad a la que muchos artistas, en especial mujeres, se enfrentan al embarcarse en la creación musical. La dos últimas canciones, “La Trampa” y “La Burla”, retrata el sentimiento aplastante de sentirse vulnerable dentro de la industria musical, de no encontrar la verdadera autonomía en la expresión artística. “Una vez me invitaron a ser telonera en un concierto y una persona del público me gritó cosas que me hicieron sentir totalmente fuera de lugar. O circunstancias en las que sonidistas me piden que produzca pop o algo más bailable para poder trabajar con ellos”, nos cuenta Camille. 

Sin embargo, detrás de estos choques dentro de su experiencia como artista, Camille encuentra en la colaboratividad un espacio seguro. Particularmente, la colaboratividad entre artistas femeninas. “Hay demasiadas mujeres en la industria musical y sólo he sentido apoyo de ellas. La comunidad de artistas mujeres estamos orgullosas de tener la capacidad de sacar adelante proyectos en tantos géneros y sonidos distintos”, subraya. Además, la cantante cree que existe una falta de espacios para bandas más experimentales y músicos independientes. Si bien la escena musical dentro del país se ha venido moviendo de forma muy rescatable, la pandemia ha pausado cualquier plan de creación de espacios culturales en los que bandas y artistas puedan demostrar sus talentos. “No creo que la industria está estancada. Hay mucho talento por descubrir y muchas voces por escuchar. Hay gente interesada en crear estos espacios. Sería ideal, en un futuro, ver festivales con más géneros musicales o nichos. Más revistas independientes que cubren a estos artistas”.

Estaba súper frustrada porque sentía que nadie había escuchado el primer disco. Además, soy muy necia. No quería poner publicidad, pautas, no quería hacer nada que no se sintiera como yo. Entré en un loop y con muchos post-its en mi pared, se me ocurrió un proyecto para publicitar mi primer disco”

A su vez, Camille se rehusó a caer en la monotonía provocada por la prolongada cuarentena. El año pasado, junto a su pareja, productor y bajista Mateo Majluf, comenzaron un proyecto colaborativo con diversos equipos de artistas audiovisuales. “Estaba súper frustrada porque sentía que nadie había escuchado el primer disco. Además, soy muy necia. No quería poner publicidad, pautas, no quería hacer nada que no se sintiera como yo. Entré en un loop y con muchos post-its en mi pared, se me ocurrió un proyecto para publicitar mi primer disco”, cuenta. La dinámica era sencilla: darle a cada uno de los equipos un minuto de sus diferentes canciones para que las interpreten a través de una pieza audiovisual. ¿Los requisitos? Texturas, espacios ambiguos, capas y muchísima libertad creativa. Se lograron nueve cortometrajes de un minuto, cada uno con una esencia única que fueron ampliando el universo visual de Camille Jackson.

A pesar de que este universo lleve su nombre, detrás de cada uno de sus proyectos está un conjunto de creativos. Para su nuevo EP, “La Trampa”, Camille sabía que la valla iba a estar muy alta debido al creciente número de miembros que colaboraban con ella.“Teníamos algo con un concepto muy fuerte y musicalmente muy potente; sabía que lo visual tenía que estar mucho más elevado”, recuerda Camille. Su vestuarista y estilista, Cris Jerí, comenzó a diseñar y hacer a mano los vestidos de cada una de las canciones. Mientras tanto, Rodolfo Muñante, quien terminaría dirigiendo su recién estrenado primer video “La pena”, se reunía con el equipo para conceptualizar este nuevo conjunto de universos. “Todo tenía que llegar a ese punto alto. Nunca había hecho un videoclip tan grande. Me di cuenta que si había una persona haciéndome un vestuario completo desde cero, no podía dejarlo así. Todos mis colaboradores han traído ideas increíbles. Me encanta trabajar con ellos porque me dan la contra. Gente que me propone no quedarme en lo mismo”

Este primer video de la nueva era de Camille Jackson la ubica junto a otras mujeres en un espacio atemporal y oscuro. Una gran luz las ilumina mientras siguen una coreografía con una carga expresiva sumamente impactante, a cargo del coreógrafo Diego Gargurevich. Este es un pequeño vistazo a lo que se avecina a nivel visual para la artista. Además de cantante, Camille es diseñadora gráfica lo que le ha llevado a tener un punto de vista más visual sobre todo este proceso. “No solo pienso en la canción, sino también en qué evocará el poster o la puesta en escena. Lo que escucho, ¿qué me ofrece visualmente? Y lo que veo, ¿cómo lo puedo pasar a lo sonoro? Es una conversación constante.”

“La Trampa”, es un manifiesto de las narrativas femeninas y la voz de Camille, que parece flotar entre historias e invita a ir más allá del sonido. Como su segundo EP, este proyecto demuestra la fuerza artística que tiene Camille Jackson como equipo. Pero sobre todo, se establece como una pieza con identidad propia y con ganas de experimentar (al igual que con el sonido) con las expectativas que tiene el público con ella. Camille sabe que lo que mejor sabe hacer, es hacer lo que ella quiera.

Close

LATEX Magazine

Operado por M&Z Fashion Group
© Copyright 2019-2021. All rights reserved.
Close