“¿Están listos para la historia de mi vida?”: Madonna colabora con la dirección y el guión de su propio biopic

Por Diego Gomez

Irreverente, atrevida, ingeniosa, excéntrica y revolucionaria, son solo algunas de las muchas palabras con las que podríamos empezar a describir la carrera de la reina del pop. Su amplia trayectoria en los escenarios la ubica indiscutiblemente como un ícono forjador de lo que entendemos hoy como cultura pop, música y autoexpresión. Ahora, a sus 62 años —y en medio de una pandemia global— Madonna ha acaparado titulares con una noticia inesperada: su regreso a la pantalla grande, pero esta vez como guionista y directora de su propio biopic. 

De la mano de la productora Amy Pascal ( Little Women,2019), la guionista Diablo Cody (J uno,2008) y con el aval directo de Donna Langley (la presidenta de Universal Pictures), Madonna y su equipo creativo se preparan para contar la vida de esta multifacética artista. Desde sus inicios en los suburbios neoyorquinos, pasando por una serie de desventuras, alegrías y éxitos a lo largo de una carrera de más de cinco décadas, la cinta promete mostrarnos a la rubia como nunca antes la hemos visto. “Quiero transmitir el increíble viaje que me ha llevado la vida como artista, músico, bailarina, un ser humano que trata de abrirse camino en este mundo”, señaló la reina del pop en declaraciones exclusivas para Variety. 

Que ella misma escriba y dirija una película sobre su vida puede parecer un poco insólito, especialmente si consideramos los antecedentes más recientes del género biopic, Rocketman y Bohemian Rhapsody. En ambos casos, los artistas aludidos (en el caso de Queen,los restantes miembros de la banda) se limitaron a colaborar a modo de consultores creativos o productores ejecutivos. Si analizamos los hechos a profundidad, puede que quizás sea lo más prudente. Al fin y al cabo ¿cómo contar de manera imparcial tu propia vida? Si consideramos a la objetividad como el componente esencial de un buen biopic ¿será que la presencia de Madonna vaticina un mal augurio para la cinta? ¿o es acaso ella, como en tantas ocasiones, la excepción a la regla? 

La única certeza que tenemos es que, como artista, Madonna nunca se ha caracterizado por seguir las reglas de la prudencia. De hecho, es precisamente esta falencia la que le ha permitido construir un legado tan importante, cuya influencia es percibida de manera constante en el panorama musical. Los nuevos retos parecen no intimidarla, y prueba de ello son las constantes reinvenciones (a nivel estético, musical, y ahora cinematográfico) a las que la propia artista se somete

Madonna ha hecho suya una iconografía que es tan polémica como propia, instaurando en su camino sus propias reglas del juego en una industria tradicionalmente dominada por hombres. El uso que le da al cuerpo e imagen, sus perfomance cargados de sentidos y su desafiante actitud la han convertido en un ícono de la autoexpresión que sigue empoderando a millones en todo el mundo. Reflejo de ello, es el trabajo que realiza en sus videos musicales, muchos de los cuales son considerados de culto y parte indisociable de la canción en sí. 

Por supuesto, a no todo el mundo parece gustarle tanta libertad, sobre todo si es ejercida por una mujer. El Vaticano ha condenado su trabajo en reiteradas ocasiones. Pepsi le quitó su auspicio por el polémico video de Like a Prayer (shame on you, Pepsi). Y recientemente, la artista confesó en una publicación de Instagram que el gobierno ruso la multó con un millón de dólares por defender los derechos LGBTIQ+ durante un concierto en San Petersburgo. La lista de opositores a los que Madonna ha desafiado en defensa de su arte es impresionante. Pero en todos los casos, ha salido invicta, más firme y segura de sus ideales que antes. No hace falta ahondar mucho en detalles para darnos cuenta que simplemente no tiene miedo de enfrentarse a todo aquel a quien su visión —y por consiguiente, ella como artista— le resulte incómodo. 

Y es que eso es, definitivamente, lo que más la caracteriza: la convicción de ser ella misma quien tome las riendas de su imagen. De ser su propia musa y de canalizar esa dualidad en su trabajo como artista, traspasando las barreras de la música. Todo esto, sumado a la calidad y consistencia de su trabajo como storyteller a través de su carrera, parece justificar la presencia de la artista en el biopic. Para alguien que ha estado siempre a la vanguardia e insistido como pionera en la creación de una imagen propia y única, esta cinta es la oportunidad definitiva para crear un proyecto excepcional que sume a su legado. “Hay tantas historias no contadas e inspiradoras, y quién mejor para contarlas que yo. Es esencial compartir la montaña rusa de mi vida con mi voz y mi visión ¿están listos?». Creo que, a estas alturas, no podríamos estar más de acuerdo. 

Close

LATEX Magazine

Operado por M&Z Fashion Group
© Copyright 2019-2020. All rights reserved.
Close