El futuro perdido en el pasado

Por Ladron

Conocí a Xiomi Arce en uno de los primeros talleres de dirección de arte que estaba guiando de manera independiente este año. Desde un primer momento me pareció una persona muy observadora en su dinámica individual y grupal, siempre con algo muy interesante para decir o aportar al diálogo creativo propio de los talleres que disfruto armar. 

Fue a la vez muy especial que luego de unos meses Xio (así la llamo) haya querido seguir asesorías conmigo y confiar en mí para relatar visualmente su tesis de grado en Mod´Art sobre diseño de indumentaria. Para mí, como director de arte del proyecto, fue también un reto. 

Imaginen elaborar visualmente un universo que combine las prácticas chamánicas con nuestro contexto digital.  Así comenzó la propuesta. Nos aventuramos a intentar ver qué resultaba de narrar esta editorial con una aproximación más “analógica” sobre la realidad digitalizada que es parte de nosotros. Esta entrevista y editorial para LATEX está orientada a interpretar el discurso estético de Xio a partir de mi mirada.  


L : ¿Qué crees que es diferente del proceso de upcycling a diferencia de un proceso que convencionalmente se imparte sobre diseño y confección de indumentaria?
X : En un proceso mucho más libre y experimental, aquí las prendas se van construyendo y deconstruyendo simultáneamente a la investigación del concepto y a la búsqueda de recursos en desuso que no cesa hasta terminar la colección. La inspiración parte de estos tres puntos que van mutando hasta estar en la misma sintonía, o así fue como yo lo desarrollé en mi primera experiencia haciendo upcycling. Esto claramente rompe con el proceso lineal y secuencial que nos han enseñado, creo que el upcycling debería formar parte de la metodología educativa ya que fomenta un pensamiento más orgánico y creativo, a parte de los beneficios medioambientales y económicos que conlleva.

LEE TAMBIÉN: ‘VAMOS A HABLAR DE LOS PROBLEMAS REALES DE SUDAMÉRICA’ ANNAISS YUCRA TRANSFORMA EL DOLOR EN ALGO SIGNIFICATIVO


L : ¿Por qué es interesante para ti este proceso en indumentaria?
X
: Porque al alterar los códigos y la construcción de las prendas, se distorsionan los significados y las funciones tradicionales que esta tenía, creando un producto nuevo y con nuevas funcionalidades, pero que a la vez conserva cierta familiaridad al objeto inicial. Me gusta que ese proceso y esa transformación sea perceptible en el producto final, es algo muy bonito y hasta poético. Por otro lado, para mí el upcycling es la manera más integral y divertida de ser sostenible, pues no hay límite en cuanto a materiales, texturas y colores. Es todo un campo de experimentación.

LEE TAMBIÉN: ARTO, UNA FORMA DE ARTE QUE CRITICA EL CONSUMISMO


L : Menciona todos los discursos que están tratando de relatarse en tu colección.
X
: Identidad mutante e híbrida en búsqueda de la autoconciencia por medio de la tecnología. Resurgimiento de la espiritualidad de una manera lúdica y consumista. Ecosistema postdigital donde lo real y lo imaginario constituyen una presencia constante. El futuro perdido en el pasado.

LEE TAMBIÉN: CONOCE A FRAGMATISTA, UNA ARTISTA QUE CREA SUS PROPIOS UNIVERSOS


L :  ¿Qué parte de tu individualidad encuentras en esta propuesta?
X
: Me identifico totalmente con esta identidad híbrida y mutante que se está encontrando y perdiendo continuamente, creo que me representa a mí y a toda mi generación. 
Este universo tecnológico y espiritual me intriga e inspira de forma constante, esa idea de cómo podría ser el mundo en el futuro que amo. Soy de Ayacucho, por lo que crecí rodeada de una ferviente fe católica, así como de diversas creencias esotéricas por parte de mi madre, que influyeron mucho en mi imaginario y en mi universo personal como diseñadora.

LEE TAMBIÉN: MARIA ABADDON, CON HILOS DE COLORES


L : ¿Qué opinas sobre el Siglo XXI y el papel del nuevo diseñador en este siglo?
X
: AMO el Siglo XXI, es una era caótica. Todo está cambiando cada vez más rápido, pero creo que lo que estamos logrando en todo el planeta es muy interesante y supone un gran salto con respecto a generaciones anteriores. Como tal, el papel del diseñador y cualquier artista en sí, es el de adaptarse a estos cambios y reformular sus procesos, sus conceptos y a sí mismos con una conciencia crítica, reflexiva y creativa.

LEE TAMBIÉN: DECODIFICACIÓN, INDIVIDUALIDAD, EQUIDAD. DIEGO LABRIN Y SUS PROCESOS DE MODA MULTIFOCAL


L : ¿Por qué consideraste importante que la dirección de arte la haga otra persona?
X
: Creo que es un elemento muy importante para comunicar el universo visual de la colección. Anteriormente llevé un curso corto de dirección de arte, y ahí fui realmente consciente de todo el trabajo, los conocimientos y la experiencia que se requiere para tener buenos resultados. Por eso decidí contar con alguien especializado en el área.

LEE TAMBIÉN: CHRISTIAN DUARTE: UNA VISIÓN MULTIDISCIPLINARIA DEL MUNDO


L : ¿Qué fue lo que más aprendiste de la experiencia de haber llevado a cabo esta colección?
X
: Fuera de todas las cosas tanto teóricas, prácticas y metódicas que aprendí con la prueba y error, lo más importante fue encontrar mi individualidad como diseñadora, y creo que en el proceso pude adquirir herramientas reales para enfrentarme a futuros proyectos y a la vida en general. Esta colección es el punto de partida de un camino que ya tengo un poco más claro.

Fotografía Arnold Loli
Modelo Priscila Machado (54once & SumaqModelos)
Dirección de arte & styling LADRON
Asistencia de fotografía Pablo Morán
Pelo Winie Calvay 
Maquillaje Adrián Rey 
Indumento Xiomi Arce (Obsol_Essence)

Close

LATEX Magazine

Operado por M&Z Fashion Group
© Copyright 2019-2020. All rights reserved.
Close