Jazmín Perea y la leyenda de YARA

Por Valeria Ghersi

Viajamos a la selva peruana con la diseñadora, quien nos cuenta una fábula contemporánea a través de una colección rica en texturas y fantasía.

Después de un viaje por la selva peruana, Jazmín Perea sintió la necesidad de hacer un proyecto personal expresando todo lo que había vivido. Llamó a su colección Yaku, que significa “agua” en quechua, ya que quería que esta abarque todo lo que envuelve el río, lo bueno, lo malo y los contrastes entre ambos. “Mi objetivo era viajar en un barco carga y después descubrí que los barcos carga son un medio donde chicas son transportadas [y traficadas], quise contar eso… empecé con una realidad y la convertí en fábula, pensé: Qué bueno sería que suceda esto… que muchas puedan escapar y que fuera distinto, pero no lo es.”

Perea, quien ahora tiene 31 años, recuerda cómo cuando era muy pequeña visitaba la casa de su abuela los domingos donde aprendía sobre los diversos cuentos de la amazonia peruana con personajes como el bufeo colorado, el yakuruna o el chullachaqui como protagonistas. La diseñadora nació y creció en Lima pero su padre es de Iquitos, por lo cual siempre tuvo una conexión especial con la selva y todas sus leyendas. Es por ello que Perea buscaba integrar su propio mito contemporáneo al vasto repertorio ya existente de la selva peruana. Fue así como nació Yara, una mujer que logra escapar del tráfico de personas y que habita en medio de la naturaleza, de la cual vive y a la cual protege, “Es una mujer fuerte que ama y admira la naturaleza como yo…” dice Perea.

Mi objetivo era viajar en un barco carga y después descubrí que los barcos carga son un medio donde chicas son transportadas [y traficadas], quise contar eso… empecé con una realidad y la convertí en fábula, pensé: Qué bueno sería que suceda esto… que muchas puedan escapar y que fuera distinto, pero no lo es.”

Haber trabajado en diseño de vestuario para teatro y danza contemporánea hicieron que diseñar la colección con un personaje en mente sea algo natural para ella, “Quise que las texturas, que son inspiradas en naturaleza, envuelvan a este ser, por eso lo mire más como un personaje, que pensar en vender una colección. Mi propósito era vestir a un personaje ficticio que representa a estas mujeres y niñas que han pasado por eso. Yara es valiente, busca un nuevo comienzo y quiere quedarse en su hábitat, no sabía que existía pero tomó valor y fuerza y quiso ser una guerrera.” También menciona haber leído específicamente un libro que tenía su padre llamado Mayantu escrito por Vedrino Reategui sobre las historias de la selva las cuales la influenciaron profundamente.

Además de algunas piezas de lino, la colección fue casi enteramente tejida con hilos de algodón usando máquinas manuales y crochet. Esta se conforma por formas simples ya que el detalle está en la textura del tejido. Las hojas de Irapay, que son entrelazadas en la selva para techar casa, peque peques y hasta para hacer abanicos, la inspiraron a intentar recrear esta textura con crochet resultando en un entrelazado maravillosamente intrincado de hilos. Para crearlo trabajó con Margarita Perea, una especialista en tejido que dirige un grupo de tejedoras en Ventanilla, con quien trabaja desde el 2016, año en el que la conoció.

Cuando hago las cosas no pienso en que debo venderlas, solamente pienso en que debo hacerlas..

La selva también estaba presente en su uso de colores y formas orgánicas. Adhiriéndose a usar diferentes tonos de verde y marrón e incluyendo hilos largos, tejido desprendido y flecos, constantemente evocando la sensación de la selva. “El tejido me da más libertad para explorar volúmenes y sentir más la textura. Con tela plana todo tiene que ser estructurado y no me siento muy estructurada que digamos en cuanto crear un pieza [se ríe], me gusta comprar el cono y hacer muestras con diferentes números de anchos, es más versátil.”

El 29 de Junio de este año presentó su colección por instagram a través de la plataforma Virtuality by NABA, mediante un video de siete minutos en el que cuenta la historia de Yara. La diseñadora editó el video usando la tipografía que vio en los barcos carga para los títulos y en tan solo un mes transformó sus prendas a figuras 3D dentro de la pantalla, usando un programa llamado Marvelous Designer, el cual aprendió a usar viendo tutoriales. Las fotos que se ven en el video fueron tomadas por Victor Idrogo el año pasado y canalizan la cálida luz del sol selvático sobre la modelo Patricia del Valle, a quien Perea eligió ya que sentía que tenía esa fuerza en la mirada que tendría Yara. La canción de fondo se llama muy adecuadamente “El Lamento del Yacuruna” y fue escrita por la legendaria banda de cumbia amazónica formada en 1968, Los Wembler’s de Iquitos, “Calza con lo que quería contar al combinarlo con música más seria [en partes del video], el ritmo de la cumbia es alegría y quería celebrar lo que logró Yara… que se internó en la selva que también es alegría, por eso termino con esa canción.” Perea también combina la voz de su padre con la suya donde ambos hablan sobre sus recuerdos del río y su anhelo por saber cuando va a poder nadar de nuevo, algo que han hecho desde que era pequeña. Esta conversación sirve de fondo a una imagen que tomó en su viaje del río Yarapa que combinada con un filtro de instagram fue proyectada en la pared de su casa frente a la que Jazmín se paró dando la ilusión de estar nadando nuevamente.

Mi propósito era vestir a un personaje ficticio que representa a estas mujeres y niñas que han pasado por eso. Yara es valiente, busca un nuevo comienzo y quiere quedarse en su hábitat, no sabía que existía pero tomó valor y fuerza y quiso ser una guerrera.”

“Puedo ver que hay mucho crecimiento, puedo decirlo porque yo hace diez años estudié moda y en ese momento no era importante, yo lo sentía así. La moda es súper importante ahora. Yo veo muy buenos proyectos, veo personas que están destacando no solamente acá, si no también afuera y me emociona ver eso”, comparte Perea. Ella personalmente quiere seguir colaborando en proyectos con otros diseñadores. Le encanta el teatro y crear vestuarios la hace feliz, especialmente para danza contemporánea, “Amo ver la tela en movimiento y cómo transmiten todo solamente usando el cuerpo. Quiero colaborar en proyectos de vestuario y hacer más ilustración a mano y digitalmente.” Además, aunque ve sus colecciones más como exposiciones que colecciones comerciales dice que si ha pensado en poner Yaku a la venta por el interés que el público ha mostrado, “Cuando hago las cosas no pienso en que debo venderlas, solamente pienso en que debo hacerlas, pero si me han preguntado por piezas y si alguien las quiere yo feliz.” Por ahora ella está concentrada en la autoexploración y en que la historia de Yara siga siendo contada “Yo vine a Lima pero ella sigue allá. Hay tantos mitos de seres que habitan en el río, lo cuidan y que salen de noche… quise de alguna manera que ella sea un personaje más de la selva, una mujer fuerte…” Cuenta la leyenda que en su nuevo hogar, Yara se siente como pez en el agua, o mejor dicho como pez en el río.

COLECCIÓN YAKU
Fotógrafía Victor Idrogo, Modelo Patricia del Valle, Cabello y maquillaje Silvia Melgarejo

Descubre la presentación a continuación:

Close

LATEX Magazine

Operado por M&Z Fashion Group
© Copyright 2019-2020. All rights reserved.
Close