¿Cómo tendrá que cambiar la experiencia del consumidor en la venta física post pandemia?

Por Andrea Andrade
Imagen Bodega MATE

Las grandes tiendas cuentan historias a través de sus vitrinas. Texturas, colores, aroma y música que nuestros sentidos están dispuestos a percibir, lo que genera un íntimo vínculo que nos podría convertir en fieles devotos de una marca en especial. Sin embargo, somos conscientes que los hábitos de consumo cambian, siempre lo han hecho; más aún con una pandemia que ha sacudido al mundo entero, las grandes firmas tienen muy claro que la venta online no tiene por qué ser una sentencia de muerte, sino un aliado para los espacios con techo y paredes. El reto actualmente es darle a las personas una razón para visitarlos en un mundo regido por el distanciamiento social.

En el negocio de vender deseo y emoción mediante el escaparatismo no puede faltar la creatividad, ya que la sensación de descubrimiento que las tiendas físicas una vez ofrecieron, se ha trasladado completamente a plataformas como Instagram y su ejército de influencers de quienes los compradores ahora basan sus gustos.

The Business of Fashion recomienda a las tiendas físicas invitar a sus clientes a sentirse exclusivos -o distanciados- y destacarse por algo más que lo que venden como producto, con una atención totalmente personalizada. “En Polonia, los grandes almacenes Vitkac están construyendo un “paseo de lujo” donde los compradores pueden recoger sus Gucci y Ferragamo con estilo y sin entrar en contacto con otro ser humano”, afirma el medio.

En consecuencia, BOF concluye afirmando que entornos que sean poco inspiradores, y que no ofrezcan los factores de experiencia sensorial y conexión, tendrán una huella radicalmente reducida en la industria de la moda en un futuro post pandémico. Lo que se anhelará de las tiendas físicas una vez que pase la crisis, es un servicio al cliente perfecto.


ALGUNAS PREDICCIONES

Dinámicas de atención previa cita, el recojo en tienda y los personal shoppers serán más comunes, no solo en las boutiques de lujo, con el fin de evitar el contacto innecesario con otras personas. Asimismo, en una de las conferencias internacionales de Vogue Global Conversations, los expertos afirmaron que la sensación de seguridad a la hora de ir comprar es crucial; por consiguiente los protocolos de limpieza en las tiendas, sobre todo en el uso de los probadores, deben ser muy rigurosos. Estos se deberían mantener desinfectados y someter a las prendas a un elaborado proceso de desinfección cada vez que se prueben, como potenciales medidas de salud en un futuro cercano.

Entendemos que estamos ante una pandemia, y que nuestro sector no es de artículos de primera necesidad, pero sabemos de igual manera que tenemos que continuar y seguir apoyando a los diseñadores.”

Kristie Arias, gerente general de Bodega MATE


EL ÁMBITO LOCAL

Conversamos con Kristie Arias, gerente general de Bodega MATE, acerca del futuro de la moda de lujo en el Perú y sobre las acciones que están realizando como tienda. “Entendemos que estamos ante una pandemia, y que nuestro sector no son artículos de primera necesidad, pero sabemos que de igual manera tenemos que continuar y seguir apoyando a los diseñadores”, menciona; es por ello que han preparado un catálogo de archivo, con piezas de stock. Esta guía especial es un ejemplo de que continúan trabajando con mucho optimismo para seguir con su misión. “Permaneceremos conectando a los diseñadores peruanos y latinoamericanos con el público global, que es parte de nuestra meta como plataforma de arte y diseño con identidad, sabemos que es un momento difícil para ellos y en consecuencia la compra local es una de las formas más eficaces de reconstruir nuestra economía y valorar el trabajo dentro de nuestra comunidad”, agrega Kristie.

Asimismo, asumiendo un futuro de grandes cambios, consideran que el público local será parte esencial de su “nuevo normal”, pero éste será un público distinto, será más consciente de lo que decide llevar sobre la piel. “Creemos que después de esto los clientes se volverán una suerte de coleccionistas, en la búsqueda de piezas valiosas y que tengan un aporte especial a sus vidas. Las personas buscarán calidad y significado por sobre el mero consumo”, concluye Kristie.

“Creemos que después de esto los clientes se volverán una suerte de coleccionistas, en la búsqueda de piezas valiosas y que tengan un aporte especial a sus vidas. Las personas buscarán calidad y significado por sobre el mero consumo.”

Kristie Aria, gerente general de Bodega MATE

Bodega MATE ya manejaba un modelo de “nuevo lujo” en el sentido de la valoración de una identidad detrás de las piezas, así como de sus procesos de producción; el valor de lo hecho a mano y de los materiales. Sin que exista un concepto de “temporadas”, marcas como estas, que tienen productos fuertes, icónicos y atemporales son más resistentes y aguantan mejor en épocas de crisis. Este también es un factor clave, que condicionará la atracción de los consumidores a las tiendas en un mundo posterior al COVID-19.

En pocas palabras, las tiendas que tengan en cuenta el distanciamiento físico, incluyendo nuevos diseños en los espacios de interacción, como una modificación en la rotación de los escaparates e inventario con el fin de que sea lo menos expuesto posible, sin perder, claro, que cada mínimo detalle esté bien cuidado, exactamente igual que en el acabado de sus colecciones; y que, además busquen generar una industria que conecte con los consumidores, serán las que saldrán mejor paradas de esta pandemia.

Close
LATEX Magazine © Copyright 2019-2020. All rights reserved.
Close